Nuestro país es toda una caja de Pandora. Podemos vivir nuestro día a día con temperaturas bastante extremas y sobrevivir a la intemperie sin sufrir el menor riesgo.

No obstante, el verano siempre resulta un acontecimiento bastante peculiar. Podemos alcanzar temperaturas de más de 40ºC sin algún rastro de lluvia o nubes en los alrededores y, por consecuente, el calor y el sol siempre hacen de las suyas, afectando nuestro salud y nuestro estado de ánimo.

¡Pero no caigas en desesperación! Hoy en nuestra entrada traemos algunos consejos básicos para proteger a tu hogar y tu familia de las inclemencias del clima. Toma nota y agárrale cariño al calor. ¿Estás listo?

Mantén la casa ventilada

Mantén constantemente puertas y ventanas abiertas, principalmente en horarios donde el viento sea favorable para tu hogar; puede ser mañana, tarde o noche. Simplemente no descuides este detalle y busca siempre que la ventilación natural entre a tu nueva casa JAVER.

Presta atención: localiza las puertas o ventanas en las cuales el sol entre directamente y mantenlas protegidas con cortinas ligeras, así el viento podrá seguir entrando sin la necesidad de bañar el cuarto con luz solar.

Disminuye el uso de la energía eléctrica

Trata de preservar los focos apagados si no es necesario su uso; si los tienes prendidos no sólo estarás emitiendo más calor con estos bombillos, sino que además tendrás que pagar más en la factura eléctrica cuando esto ni siquiera es necesario. No te olvides que el sol también es un aliado.

Los electrodomésticos también emiten calor y es mejor si los utilizas en las horas de menos temperatura atmosférica. Organiza tus tiempos y trata de darles un uso mucho más óptimo. Notarás una gran diferencia en tu hogar.

Decora para el verano

¿Sabías que detalles como los muebles pueden influir mucho en la sensación térmica de una vivienda? Los colores de las paredes y el mobiliario siempre son un factor determinante para nuestro hogar estación con estación, por ello es importante ir acorde a cada una.

Un ejemplo son los muebles de madera. Éstos ayudan a regular la humedad de las habitaciones. Si tienes alfombras es recomendable retirarlas en verano, y cambiar las fibras sintéticas por las vegetales, que absorben mejor el calor y la humedad.

Más plantas en la casa

Si tienes terraza o jardín, regarlo te ayudará a reducir la temperatura un par de grados, ya que el agua al evaporarse hace bajar la temperatura del ambiente. ¿Interesante no?

Si no dispones de un espacio amplio en el exterior, una solución es colocar plantas y maceteros en las ventanas, los cuales al absorber los rayos del sol crearán una película de frescor que el aire esparcirá por la estancia en la que se encuentre, como la sala de estar o tus dormitorios.

Aprovecha el agua lo más posible

En verano es habitual que se reduzca el consumo de agua caliente, especialmente en la ducha. Sin embargo el agua es un recurso que seguimos y seguiremos utilizando todos los días, por ello es importante hacer un uso debido de la misma y utilizar no más que la necesaria. Hidrátate constantemente y sé consiente del uso que le das.

Una ayuda extra

Instala en los cristales de tus ventanas láminas aislantes. Estas se colocan con facilidad, son económicas, transparentes, absorben una buena cantidad de radiación solar y, una vez puestas, prácticamente imperceptibles.


Y bien, estas son algunas de las opciones que te damos para liberar tu casa un poco del calor. Son consejos bastante sencillos y no necesitas más que un poco de sentido común para ponerlas a funcionar.

Te aseguramos que en pocos días notarás una diferencia en tu hogar si sigues cada una de ellas. Mantén informada a tu familia, crea buenos hábitos y quítate el miedo al calor.

¡Síguenos!
Casas Javer FB